1.05. Profetas del siglo VIII a.C.

Incluye a Jonás, Amós, Oseas, Miqueas e Isaías, aproximadamente en ese orden.

El siglo VIII fue testigo del surgimiento de Asiria, y antes de finalizar este período la nación llevó cautivas a las 10 tribus del reino del norte, con lo que la nación desapareció. En por lo menos dos ocasiones también Judá estuvo a punto de ser destruido por los asirios.

El papel principal de los profetas del s. VIII habría sido, primero, evitar, si era posible, la cautividad del reino del norte llamando a su pueblo a volverse al servicio y a la adoración del verdadero Dios, pero también -particularmente en el caso de Isaías - sostener al reino del sur durante este tiempo de gran crisis nacional.

Con la muerte de Isaías el don profético parece haberse silenciado por medio siglo o algo más.