6.05.3. Joacim (609-598 a. C.).

Conocido primero como Eliacim (2 Reyes 23:34).

Después de deponer a Joacaz, Necao II colocó en el trono a Joacim, segundo hijo de Josías (1 Crónicas 3:15; 2 Reyes 23:34). Judá ahora estaba bajo el dominio egipcio, y pagaba un elevado tributo por la amistad egipcia (2 Reyes 23:35*).

En 605 a. C., Nabucodonosor invadió a Palestina, se llevó parte de los utensilios del templo y a algunos de la familia real y de la nobleza a Babilonia. Entre esos cautivos estaban Daniel y sus tres compañeros (Daniel 1:1-6). De esta manera Joacim fue obligado a inclinarse ante Babilonia y no ante Egipto. En ese tiempo Egipto sufrió una aplastante derrota en la batalla de Carquemis, y Necao II se retiró precipitadamente a Egipto con el resto de su ejército.

A pesar de sus promesas solemnes de fidelidad a Babilonia (2 Reyes 24:1**), en 598 a. C., Joacim, que en realidad simpatizaba con Egipto, se rebeló abiertamente contra Babilonia. Esto provocó una segunda invasión a Judá y la captura y muerte de Joacim. El rey parece haber sufrido un fin trágico.***
-----------------------------
* El dinero que Faraón exigió no provino del rey sino del pueblo. Cuando Asiria demandó que Manahem pagara 1.000 talentos de plata, el rey consiguió esa suma obligando a todos los pudientes que dieran cincuenta siclos cada uno (cap. 15:19, 20). Pero en este caso, parece haberse cobrado un impuesto general sobre todos, ricos y pobres.

** "En su tiempo subió en campaña Nabucodonosor rey de Babilonia. Joacim vino a ser su siervo por tres años, pero luego volvió y se rebeló contra él" (2 Reyes 24:1).

Según Daniel 1:1, Nabucodonosor subió contra Jerusalén en el tercer año de Joacim, lo que correspondería al año cuando comenzó a reinar Nabucodonosor, o sea el 605 AC, si se ha de considerar que el cuarto año de Joacim corresponde al primero de Nabucodonosor (Jeremías 25: 1).

Según la Crónica Babilónica [descubierta no hace mucho], cuando Nabucodonosor era príncipe heredero de Babilonia derrotó decisivamente a los egipcios en las batallas de Carquemis y cerca de Hamat, en la primavera o comienzos del verano [del hemisferio norte] del año 605 AC.

De este modo, toda Siria y Palestina quedaron a merced de los babilonios victoriosos. Sin duda, esto sucedió cuando Joacim de Judá se convirtió en vasallo de Babilonia y entregó rehenes -entre ellos Daniel- a Nabucodonosor.

Tres años más tarde Joacim parece haberse aliado de nuevo con Egipto, y sus esperanzas en su renovado poderío parecieron correctas hasta cierto punto cuando los egipcios infligieron grandes pérdidas al ejército de Nabucodonosor en 601 AC. Pero la rebelión de Joacim demostró una falta de perspicacia política, porque los babilonios rápidamente se repusieron de su derrota y regresaron para castigar a sus vasallos desleales.

*** "Los demás hechos de Joacim, y todo lo que hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?" (2 Rey. 24:5).

Algunos de los detalles son oscuros. Sabemos que Nabucodonosor lo "llevó a Babilonia atado con cadenas" (2 Crónicas 36:6); que sería sepultado "en sepultura de asno"; que esto ocurriría "fuera de las puertas de Jerusalén" (Jeremías 22:19), y que su cadáver sería expuesto "al calor del día y al hielo de la noche" (Jeremías 36:30).

Pueden armonizarse las dos declaraciones si se considera que quizá no se llevó a cabo el plan de trasladar a Joacim a Babilonia, o que murió poco después de su captura como resultado del rudo trato de los caldeos. Algunos han pensado que los caldeos lo llevaron a Babilonia, pero que después lo liberaron como en el caso de Manasés durante el reinado de Esar-hadón (2 Crónicas 33:11-13; cf. Ezequiel 19: 5-9).